11 Platos Tailandeses Que No Pides Pero Que Deberías

La cocina tailandesa comprende un espectro de sabores y texturas tan amplio que no existen dos platos iguales. Incluso los platos con más historia – como el favorito de todo el mundo, pad thai – admite interpretaciones y cambia su preparación dependiendo de la región de Tailandia en la que se realiza.

La cocina de Tailandia y sus diferentes regiones.

Las cuatro regiones de Tailandia – Septentrional, Central, Meridional, y Isaan o Nororiental – poseen culturas, dialectos, y preciadas cocinas únicas. Las especialidades de cada región dependen de los recursos variantes que se encuentran en sus respectivos entornos: marisco y cocos  frescos al sur, verduras de montaña y hierbas al norte, chiles intensos y arroz pegajoso en el noreste, y una mescolanza de todos estos ingredientes en el centro.

Los mejores sabores en los mejores platos.

Así que si siempre vuelves al pad thai cuando vas a un restaurante o visitas tu punto local de comida tailandesa, te estás perdiendo algunos de los mejores platos que ofrece la cocina tailandesa.  Así que, aquí tienes 11 platos Thai – desde khao soi a tigre llorando – que deberías pedir la próxima vez que te apetezca comida Thai.

Khao kluk kapit

(Guía de pronunciación: khaow klook ka-pbeet)

Este es uno de los favoritos de muchos, y por buenos motivos. Es un plato de arroz frito que se ha mezclado con kapit (camarones picados fermentados y sal) hasta que la pasta aromática de gambas haya cubierto todo el arroz.

A diferencia de los platos típicos de arroz frito con carnes salteadas y vegetales juntos, los complementos del khao kluk kapit se sirven como un acompañamiento interminable: ácido, mango verde, salchicha china dulce (el mejor acompañamiento para cualquier arroz frito), chalotes, chiles. , tortilla finamente cortada, camarones secos y carne de cerdo marinada.

Esto lo convierte en un plato tan colorido y delicioso que todos los bocadillos son diferentes.

Kana moo krob

(Guía de pronunciación: ka-na moo grob)

Kana moo krob es la manera perfecta de comer verduras entreteniendo a tus papilas gustativas.

El plato consiste en brócoli chino salteado a fuego medio con ajo, chile, y panza de cerdo crujiente, que se mezcla con una salsa de ostras y soja, combinación ganadora de dulce y salado.

Cómelo con un plato de arroz cocido con aroma a jazmín y déjate sorprender.

Nam prik noom

(Guía de pronunciación: nahm-preek-noom)

Tailandia está formada por cuatro regiones con culturas, dialectos, y, por supuesto, con comidas muy diferentes. Nam prik noom es famoso en el norte de Tailandia, donde hay muchas verduras y chiles jóvenes. 

Esta salsa machacada y tostada – compuesta de ajo, chalotes, cilantro, salsa de pescado, zumo de lima, y chiles dulces – tiene un sabor carbonizado a ajo y a humo y es un centro de mesa maravilloso para cualquier comida del norte de Tailandia.

No dejes que los ingredientes te engañen – nam prik noom es mucho menos picante que otras salsas tailandesas regionales con chile y complementa perfectamente el arroz pegajoso, las verduras al vapor y frescas, los huevos duros, y (mi preferido) las cortezas de cerdo.

Tod mun pla

(Guía pronunciación: tod-mahn-pbla)

Tod mun pla es el aperitivo tailandés básico que debería estar en todas las mesas. Esencialmente un pastel de pescado tailandés, el plato está hecho de pasta de pescado y judías yardlong, y aderezado con pasta de curry roja y hojas de lima kaffir.

Las hojas de lima le dan al plato una fragancia aromática y cítrica. El tod mun pla normalmente se sirve con una salsa refrescante y dulce, o nam jim, que contiene pepinos, chalotes, chiles y cacahuetes cortados sumergidos en un sirope de azúcar, salsa de pescado y vinagre.

El resultado es un entrante dulce y sabroso que puede ser transformado fácilmente en plato principal si se hecha por encima de un plato de arroz.

Kai jeow moo sab o kai jeow nam

(Guía de pronunciación: kai jeow moo sahb o kai jeow nam)

Kai jeow es el protagonista  olvidado de Tailandia. Todos los niños tailandeses crecieron con esta tortilla frita al wok, que puede estar rellena de una gran variedad de ingredientes.

Los dos rellenos que más me gustan son el moo sab – carne picada de cerdo con pimienta y ajo – o nam – una salchicha Thai fermentada y ácida. El truco para conseguir un kai jeow perfecto es cocinar a fuego muy alto, para que quede crujiente de fuera, y esponjoso por dentro.

Después de probarla ya no podrás volver a las tortillas normales.

Suea rong hai (tigre llorando)

(Guía de pronunciación: suea rong-hai)
El tigre llorando, uno de mis platos tailandeses favoritos desde siempre, proviene de Isaan, la región nororiental de Tailandia. Isaan es conocido por tener alimentos muy sapp – sabores que son muy picantes, ácidos, y salados – y servir cada plato acompañado de arroz pegajoso.

El tigre llorando no es diferente; el bistec a la plancha llega con nam jim jao, una salsa picante que pica tanto que se dice que hace llorar (de aquí el nombre, tigre llorando). Bistec, arroz pegajoso, y salsa de chiles picante — ¡te encantará!

Khao soi

(Guía de pronunciación: khao soy)
Comer un bol grande de khao soi es una experiencia que te cambia la vida. El mejor khao soi que he comido fue en el norte de Tailandia donde el plato se considera una especialidad regional.

Lo que hace que esta sopa de fideos sea tan especial es el equilibrio del caldo de coco cremoso con pepinillos en escabeche con especias, chalotes crudos, y fideos de huevo crujientes.

Exprime una lima fresca por encima del plato y conseguirás un bol reconfortante con diferentes texturas y sabores – que es de lo que trata la comida tailandesa.

Kuay tiew phet

(Guía de pronunciación: kuay-thieow pbed)
Las sopas de fideos tailandesas siempre son una buena elección. Son sabrosas, personalizables y ricas hasta la última gota. Aunque los fideos de barca – un plato de cerdo y ternera aromatizado con especias y sangre fresca – típicamente es el plato de sopa de fideos más popular en Tailandia (¡y vale la pena probarlos si aun no lo has hecho!).

También sugiero sorber hasta la última gota de un bol de kuay tiew phet, o sopa de fideos con pato. El caldo coge su sabor cálido de la mezcla de canela, anís estrellado, y cinco estrellas y gusta mucho cuando el pato tiene el porcentaje perfecto de grasa.

Prefiero que mi bol contenga fideos de arroz largos y planos pero lo mejor de las sopas de fideos tailandesas es que puedes escoger tu estilo preferido dependiendo de si te gustan los fideos finos, los fideos de huevo, o los fideos celofán.

Som tam phu pala

(Guía de pronunciación: som-tam pboo pba-la
La ensalada de papaya es un plato bastante popular y primera opción de muchos aficionados a la comida tailandesa. ¡Totalmente comprensible! El som tam típico que normalmente se encuentra en los restaurantes Thai es dulce y picante, ácido y refrescante, y contiene elementos crujientes y frutos secos.

Pero existe una versión que la mayoría de la gente ignora y que contiene phu pala, o cangrejo fermentado, que le añade otro elemento entero de sabor.

Som tam phu pala sigue teniendo la papaya crujiente y fresca que esperas en un plato som tam pero junto con la sal y la fuerza del cangrejo que sin duda te convencerá para pedir otra ronda.

Pad pak boong fai dang

(Guía de pronunciación: pad pak boong fai-dang)
Este plato se traduce literalmente como, campanillas salteadas luz roja. La luz roja hace referencia a las llamas que saltan mientras se cocina este plato en un wok, así como a los chiles tailandeses rojos que contiene el plato.

Las campanillas son una verdura con un sabor relativamente neutral, y este plato lo compensa con un aderezo de soja fermentada, salsa de soja y salsa de ostras.

Cómelo con un bol de gachas de arroz para un desayuno Thai saciante.

Ruam mit

(Guía de pronunciación: ruam-meet)

Ruam significa reunión y mit se traduce aproximadamente como amigos, y es un plato bueno para compartir. Ruam mit básicamente es un delicioso gazpacho postre.

Lleva caldo de leche de coco dulce que tiene jackfruit cortada, semillas de palmera de Palmira, gelatina de coco y pandan, y anacardos crujientes cubiertos con harina de tapioca, todo servido sobre hielo.

Es la manera perfecta de poner fin a una comida picante.

¿Ahora ya sabes cuál es tu plato favorito?  Si alguno de ellos no está aquí, escríbenos.